Platería Cordón. Creaciones artesanas Salamanca

TRAYECTORIA Y TRADICIÓN

Mi nombre es Miguel Angel Cordón Rodríguez, nacido en Salamanca en 1957, comienzo mi andadura en el mundo de la joyería en 1979, trabajando en una importante fábrica de Madrid, MILAN S.A., durante un año.

Posteriormente paso al taller de mi padre, José Manuel Cordón Elena, llevando la dirección del mismo durante nueve años y realizando infinidad de trabajos artesanales entre los que cabe destacar los siguientes:

  • Llave de la ciudad de Salamanca, entregada a S.S. Juan Pablo II, con motivo de su visita el 17 de Noviembre de 1982.
  • Medalla de Diputado del Consejo de Castilla y León.
  • Medalla de Diputado. Excma. Diputación Provincia de Salamanca.
  • Medalla de Concejal. Excmo. Ayuntamiento de Salamanca.
  • Medalla de hijo predilecto de la ciudad de Salamanca.
  • Medalla de la Cámara Agraria de Salamanca.
  • Bastón de mando Alcaldía de Salamanca.
  • Bastón de mando Ilmo. Sr. Rector Magnífico. Universidad de Salamanca.
  • Bastón de mando Ascenso a Coronel.
  • y en largo etc. de trabajos similares.

Asimismo y con un fin totalmente altruista, realicé en 1985 una maqueta en plata de ley de la catedral de Salamanca, cuyas dimensiones aproximadas son 8x5cm y para la que empleé más de 100 horas.

En 1983, participo en un cursillo de microfusión organizado por el Gremio de Joyeros y Plateros de Madrid, con la particularidad de ser el único invitado fuera de la comunidad de Madrid, recibiendo por ello el correspondiente diploma.

Tras 12 años de experiencia en microfusión, en 1991 me establezco por mi cuenta, poniendo en marcha un taller en el que se realizan todo tipo de trabajos como restauración de objetos antiguos, fabricación de modelos artesanales por encargo, o bien combinando la maquinaria moderna con lo manual, ya que en trabajos de microdifusión, tanto modelos originales, como la terminación de las piezas, se realiza totalmente a mano. De esta manera se consigue una mayor fluidez y por tanto una mayor posibilidad de competitividad en el mercado.

 

TRADICIÓN JOYERA

Sigo la tradición familiar de mi padre José Manuel, de cuyo taller salieron piezas de gran valor, entre las que cabe destacar, la corona de la Virgen de Argeme de Coria (Cáceres), o de la Dolorosa de Montagut de Salamanca, que le valieron dos medallas al mérito artesano, o del taller de mi abuelo José Cordón, con obras como la corona de la Virgen de la Soledad de Zamora, o de mi bisabuelo autor de la corona de la Virgen de los Reyes de Sevilla, o parte de mis abuelos, los Elena Franquera hasta remitirnos a D. Jaime Franquera (1771) que perteneció al gremio de plateros y que destacó entre los orfebres del siglo XVIII.